Última hora
Franco no fue un valeroso comandante, fue un sanguinario y brutal militarEl 18 de Julio y el deber de recordarEl acoso del Estado español: tercera denuncia judicial rechazada, esta vez de Margarita Robles en personaLa impostura de la derecha franquistaNada que celebrar en el “Día Mundial de la Persona Alertadora de Corrupción”

Carrera armamentista en el Mediterráneo: ¿quién se está beneficiando de las disputas?

Estados Unidos clama por una guerra. Su industria militar la anhela, su entramado económico la necesita y su inflamable situación interior la suplica. Ante la desesperada situación que padecen los norteamericanos tras casi un año de pandemia, a diferencia de la solvente posición de China, han comenzado los movimientos geopolíticos en distintas partes del planeta con el objetivo de aumentar las tensiones regionales que permitan recolectar los mayores beneficios posibles para superar la crisis.

Hay que convencer a los ciudadanos de la necesidad de comprar armas y si no acompaña la dicha de la guerra, que al menos la tensión aumente lo suficiente como para que el disparate quede justificado. Para ello, ha comenzado la representación de una obra de teatro griego que palidecería ante Esquilo, Sófocles o Aristófanes.

Seguir leyendo en RT